"Si la historia la escriben los que ganan, quiere decir que hay otra historia, la verdadera historia."

jueves, 9 de agosto de 2012

Bicentenario de la Batalla de Tucumán: ¿Conmemoración de qué?


Nos desayunamos estos días con la noticia de que, dado que "el gran pueblo argentino salud" no tiene problemas graves en estos momentos, los "nos representates del pueblo de la nación argentina" han dado media sanción al proyecto para instalar un feriado nacional el día lunes 24 de septiembre próximo, cuando se cumplirán 200 años de la batalla de Tucumán. Se espera que los mandatarios de sus provincias "representativas, republicanas y federales" estarán al pie del cañón para dar su aprobación sin falta a tamaña necesidad ciudadana: un "fin de semana largo" para mini-vacaciones. 

Todo sea para sostener el mito de la "batalla que salvó a la patria".

La realidad es bastante distinta y, de no haber sido por un cúmulo de circunstancias imprevistas (como reconoció Paz), el resultado hubiese sido completamente otro.

Cuando el arrogante Moldes, creyendo la batalla ganada, exigió la rendición a Tristán; éste respondió cortante: "las armas del Rey no se rinden", haciéndose uno con los bravos hidalgos de la Reconquista, los  heroicos Tercios de Flandes y los intrépidos conquistadores del Nuevo Mundo. Y, a continuación, se replegó ordenadamente hacia Salta con sus fuerzas.

En cuanto a los números implicados en la batalla (tropas, heridos, capturados, muertos, etc.), muy "inflados" por el lado "patriota", se deben exclusivamente a la imaginación del inglés Sir Woodbine Parish, que ni siquiera estuvo presente ese día y habría recopilado la información muchos años después.


Francisco Fortuny, "La batalla de Tucumán, 24 de septiembre de 1812".
Se ve representado el mito sobre la participación de las montoneras gauchas.
Lo cierto es que, en medio de la confusión por el bombardeo de la Caballería de Tarija (realista),
 los gauchos atacaron las mulas y carros de carga
para hacerse con el botín que los jefes patriotas les habían prometido.
Otra muestra de iconografía propagandística.


2 comentarios:

  1. Cuan cierto esto.

    Lo gracioso es que así como todos los indios americanos se dejaron dominar por 80 gallegos, una banda de mestizos harapientos guiados por masones le dieron un puntapié en las posaderas a las muy heróicas fuerzas de Su Majestad.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta leer el otro lado, la otra mirada sobre este evento. Seguire Leyendo otras publicaciones. Saludos desde Argentina

    ResponderEliminar